martes, 25 de marzo de 2008

Critica a "Das Buch der Zeit"


EL BIZARRO PASADO DE ADOLF
DAS BUCH DER ZEIT, FARSA DE CIENCIA FICCIÓN

http://www.alternativateatral.com/imagen.asp?path=scripts/es/fotos/obras/&archivo=010362_1.jpg

Lucas Olmedo, con
su elenco 'Lluvia de
Cenizas', acaba
de estrenar Das buch
der zeit (farsa de
ciencia ficción).
Un espectáculo
oscuro, climático y
satírico sobre el Hitler
que no pudo ser

POR PATRICIA SLUKICH
Licenciada en Comunicación Social
(UNC), escritora e investigadora
pslukich@infovia.com.ar


El director Lucas Olmedo (actualmente
radicado en Buenos Aires), presentó su
último espectáculo: Das buch der zeit,
una obra oscura, climática, repleta de signos
visuales, sonoros y textuales (en base a un
humor entre naif y renegrido), que acuna la
hipótesis de lo que podría haber pasado si Hitler hubiese sido pintor. En realidad, se
trata de una hipótesis que el propio texto de la obra se encarga de derribar, como un
modo de plantear una fatalidad ineludible e irrefrenable.
Das buch… es el último resultado de un proyecto que Olmedo iniciara con su obra
Cuentos para olvidar el invierno (excelente investigación basada en el expresionismo
cinematográfico alemán), al que titula: "Túnel de gusano". Tal proyecto se rige, según
el director, por el "estudio de viajes en el tiempo". Y, justamente, esta obra se propone
indagar en un pasado no existente. A nivel argumental la acción se sitúa en el año 2080,
cuando ya ha estallado la 5° Guerra Mundial. En ese contexto un grupo de judíos sobrevivientes
deciden utilizar su secreto modo de viajar en el tiempo para enviar a uno de
ellos, con conocimientos en dibujo y pintura, que se encargará de ayudar a Adolf a aprobar
su examen en la Academia de Bellas Artes. Se presume que éste sería el modo de evitar
la catástrofe. No obstante, tal como lo plantea la obra, esa hecatombe es inevitable,
porque sus trazos se asientan en los hechos más imperceptibles y cotidianos.
Desde el aspecto de la dramaturgia textual, es interesante la imbricación de ideas
que surge en esta creación colectiva, a partir de Variaciones Golberg y Mein Kampf de
George Tabori, junto a lecturas de Novikov, René Thom, Kafka, Roah Dahl, Isaac
Asimos, entre otros textos. Si bien el humor (bizarro y por momentos infantil) es el
que predomina en la superficie, deja entrever vastos planteos sobre el fundamentalismo
ideológico, los límites y contradicciones humanas, los laberínticos senderos que
aún son incomprensibles para el hombre en el devenir de su historia. Como ya es habitual
en este director, joven y talentoso, el dispositivo escénico acompaña estas conflagraciones
textuales en una atmósfera que cambia según las necesidades de la puesta.
Sonido (no sólo música sino también voces en off, que hablan en alemán con un
tono elegíaco, sonidos perturbadores, etc.) y luces utilizadas diestramente para subrayar
los climas configuran un ámbito asfixiante, decadente y terrible. Esto permite que
el personaje de Hitler (que llega a esa casucha donde habitan unos judíos alemanes
pobres) se erija en una interpretación (excelente dramaturgia actoral de Darío Martínez)
ridiculizada hasta el extremo.
La flaqueza de la obra no se asienta en la puesta en escena, muy bien tramada por
Olmedo, sino algunas de las actuaciones que empobrecen la escritura escénica. No es
el caso de —además de Martínez— Clarisa Sturfeighen, que interpreta a una amante
del dueño de casa (una "Heidi" que, no obstante, camina sobre el escenario desnuda,
en una actitud entre obscena e inocente). Más allá de algunos tramos desparejos en
el ritmo escénico y las objeciones actorales, Das buch… es una interesante propuesta
para reflexionar sobre el poder que creemos tener sobre lo que es inevitable, a causa
de nuestras propias limitaciones.



Patricia Slukich


Critica Publicada en "El Periódico de las Artes Escénicas"
En Junio del 2006.
Link Permanente: http://www.periodicoartesescenicas.org/images/anteriores/PeriodicoAE_045.pdf




sábado, 15 de marzo de 2008